Una de las prácticas ortopédicas más comunes en los últimos años es la elongación ósea, o alargamiento de huesos, utilizada para corregir malformaciones o tratar extremidades de personas que sufrieron algún trauma. Este procedimiento de alargamiento también permite aumentar la estatura de personas con talla baja, así como corregir diferencias de longitud de extremidades.




A mediados de los años 50’s un investigador ruso llamado Graviil Iliazarov descubrió que los huesos cortados a la mitad y separados levemente se regeneran, aumentando su longitud. Con esto inicio la invención de un aparato especial para alargar los huesos. Este aparato ortopédico permite fijar dos extremos óseos el tiempo suficiente para que se regeneren y crezcan, mediante dos tornillos especiales. Sin duda, es una de las grandes maravillas de la medicina moderna.




Si necesitas más información de este tema, escríbenos un correo a dr.jmp23@hotmail.com